Tanques Elevados


Una de las estructuras hidráulicas más importantes para la industria son los tanques elevados, estos equipos permiten que los procesos productivos se cumplan en tiempo y forma, al proporcionar agua cada vez que se requiera.
Los tanques elevados, aunque popularmente contienen agua, pueden resguardar otro tipo de materiales, todo depende de la industria en la cual se utilicen. Además, existen diferentes tipos de tanques y sus capacidades volumétricas también son variables, por lo tanto vale la pena conocer un poco más sobre estos elementos industriales.

¿Qué son los tanques elevados?


Al hablar sobre tanques elevados nos referimos a unas estructuras hidráulicas que están reforzadas con fibra de vidrio, para hacerlas más seguras y resistentes, pues sirven para almacenar grandes cantidades de agua.
Este tipo de tanques elevados tienen una base construida por encima del nivel del suelo, que debe ser plano para que no haya riesgo de un accidente, como el desplome de la estructura por la irregularidad del piso.
Los tanques, también conocidos como depósitos de agua, se instalan sobre una torre que puede tener varias alturas, generalmente son de 10, 15 y 20 metros de alto. Además, se ubican cerca del lugar donde el agua o el material líquido se va a utilizar, para darles mayor efectividad.
Por su altura y las grandes capacidades de almacenamiento con las que cuenta, un tanque elevado es parte indispensable de las industrias, por ejemplo, la naviera. En las casas no es apto su uso, ya que un tinaco es suficiente para cubrir las necesidades de abastecimiento de una familia.
De manera general, estas estructuras se componen de una torre, un tanque, una tubería de alimentación y una de descarga; todo debe de revisarse periódicamente para comprobar que se encuentra en buen estado y puede seguir siendo utilizado el tanque en cuestión.

Ventajas de los tanques elevados